Tras el primer ciclo de Pantalla H : “Transformación, reutilización y destrucción del espacio urbano.”

Aitana Enciso, coordinadora de Pantalla H, nos deja esta personal crónica sobre el primer ciclo de proyecciones desarrollado en Harinera ZGZ, bajo el título “Transformación, reutilización y destrucción del espacio urbano.”

La memoria del espacio

Al principio no me lo creía. Después de las confirmaciones, después de mucho tiempo localizando unas poquitas películas, parecía increíble que pudiéramos pasar en Harinera  ZGZ cuatro documentales, y encima acompañados de personas de sus equipos. Como en un festival de los buenos.

El eje de este ciclo era el espacio, pero, al tratarse de cine, siempre está presente el tiempo. El tiempo porque las cuatro películas, de no-ficción, como todo cine, juegan con esta variable. Los tres largometrajes que vimos remitían a una época muy cercana, hace cinco, cuatro, tres años, retratando espacios y lugares a caballo entre Barcelona y Madrid. Afortunadamente, gracias al último pase, el del mediometraje Desde nuestros barrios, vimos también el presente. El presente a través del futuro, el de incipientes aprendices de cineasta, que retratando Orcasitas y Bellvitge a través de clases de cine externas nos aportaban la visión de lo que sucede ahora mismo en esos lugares, tan similares a los que podemos encontrar aquí.

El espacio retratado no eran las ciudades o los edificios, a secas, sino también, al tratarse de buena no-ficción, las personas que los habitan. Gracias a los tres largometrajes conocimos a los trabajadores del Edificio España, a los del antiguo Mercat dels Encants de Barcelona y los brokers en Mercado de Futuros, y las personas afectadas por la gentrificación de un pequeño barrio barcelonés en No-Res. Y gracias a Desde nuestros barrios a los habitantes de Orcasitas y Bellvitge, y a los chicos que realizaron la película.

Banner Edificio España

Cada pase tuvo sus momentos. El primero, angustioso, con todos los problemas técnicos del mundo antes de comenzar, cristalizó en un coloquio interesante, sobre los métodos del rodaje que empleó Victor Moreno, que grababa durante ocho horas en la obra junto a los demás trabajadores, sobre el montaje de Nayra Sanz y demás equipo ante una cantidad ingente de horas rodadas. También sobre el tratamiento del sonido, muy importante en esta película. Cómo habían planteado un montaje sonoro poético, cómo habían rescatado los ruidos, a veces insoportables, y a veces muy significativos, las llamadas de teléfono de los obreros, las voces en la televisión del comedor común. También de lo que representa el Edifico España, aunque no hablamos de la prohibición de esta película durante muchos meses, en los que no podía ver la luz debido al boicot de los propietarios. Y del futuro del lugar, qué es lo que le espera, de lo que ocurrió con esos obreros venidos de todas las partes del mundo, cómo muchos habían regresado a sus países, o del portero del Edificio, que se explicaba tan bien ante la cámara.

Comienzo de Edificio España Fotografía: Aitana Muñoz

Comienzo de Edificio España Fotografía: Aitana Muñoz

Victor Moreno y Nayra Sanz. Fotografia: Aitana Muñoz

Victor Moreno y Nayra Sanz. Fotografia: Aitana Muñoz

 

 

Banner Mercado

El segundo, fluido como la propia Mercado de Futuros, se convirtió en una clase de guión en no-ficción. No podía ser de otra manera, pues vino a presentarla el guionista, Arturo Redín. También empezamos a tratar otros temas, al hilo de la película. Que si en no- ficción hay extras. Pues no, no los hay. Esos planos están muy pensados, esas tomas son el resultado de un rodaje cuidadoso, el producto de una buena mirada tras la cámara. Cómo se distribuyen estas películas, quién suele verlas, a qué remite tal o cual escena. Por qué es “tan” larga, a mí me ha gustado, a mí no.

También hablamos de algo muy importante, la documentación previa, precisamente el trabajo de la pre producción y de los guionistas en no-ficción. Sobre si alguna escena de Mercado de Futuros tenía puesta en escena, si todas eran hallazgos, incluso las más imponentes. De dónde salió el equipo, quién hacía qué, cuanto tiempo costó el montaje, quién lo hizo, porqué duró lo que duró e incluso que el equipo se planteaba si era el definitivo, el que tenían por ahora. Sobre la ética del rodaje, cómo debe plantearse un equipo el tratamiento de un tema, la importancia de los permisos para rodar, cómo aunque parezca increíble se habían obtenido permisos para rodar y grabar a los brokers ya los vendedores de la feria inmobiliaria que aparecen y cuyo retrato es divertido a la par que cruel, porque ellos eran los cómplices del sistema, y estaban atrapados por él, trabajando en algo que no les gustaba.

Presentación de Mercado de Futuros Fotografía: Rubén Enciso

Presentación de Mercado de Futuros Fotografía: Rubén Enciso

Arturo Redín durante el coloquio. Fotografía: Rubén Enciso

Arturo Redín durante el coloquio. Fotografía: Rubén Enciso

El público en el pase de Mercado de Futuros. Fotografía: Rubén Enciso

El público en el pase de Mercado de Futuros. Fotografía: Rubén Enciso

 

 

Banner NoRes

El tercero, el más político, en el que más se habló de personas y también del propio director. Xavier Artigas había redescubierto la Colònia Castells en el barrio de Les Corts porque ya la conocía, porque jugaba allí de adolescente. Y le preocupaba, como al resto de su equipo, lo que el Ayuntamiento de Barcelona de turno seguía llevando a cabo en plena crisis, gentrificaciones de espacios urbanos arrasando no solo con los terrenos y las casas sino con las vidas de las personas que las habitaban. Una mirada sociológica, como las anteriores, un punto de partida, una llamada de atención sobre las personas que habitan los espacios urbanos, las que se quedan fuera, las que pierden su casa de toda la vida en aras de un “bienestar” que luego no llega a concretarse.

Se lanzaron preguntas muy interesantes, como que por qué la película no terminaba con un plano del solar, de la Colònia arrasada. La respuesta era simple, tardaba tanto la obra que se decidió terminar la película con el material ya rodado, a pesar de que ese plano estaba en el guión y en los planes del equipo. También hablamos de que para Artigas cada historia requiere su propia narrativa, por lo que No-Res no se parece a sus siguientes películas, Ciutat Morta o Tarajal. También de cuestiones más prácticas, pues No-res se financió gracias a uno de los primeros crowfundings que se realizaron, y se distribuyó con licencia Creative Commons. Y que No-Res fue un Work in Progress, eso también salió en nuestro coloquio posterior.

Presentación No-Res. Fotografía: Diego Garulo

Presentación No-Res. Fotografía: Diego Garulo

Presentación No-Res, Xavier Artigas. Foto: Diego Garulo

Presentación No-Res, Xavier Artigas. Foto: Diego Garulo

 

 

Banner Desde nuestros barrios (1)

El último pase, el de Desde nuestros barrios, de los alumnos de Cinema en Curs de Orcasitas y Bellvitge, fue el más íntimo y el más breve. Una señora del barrio se lanzó a hablar en público y se sentía aceptada por un grupo de personas. Hablamos sobre qué es Cinema en Curs, sobre la importancia de educar cinematográficamente a nuestros jóvenes, qué se busca en estas clases, y cómo se obtiene un resultado de gran calidad. También de la necesidad de clases así en nuestro entorno, de lo que nos había parecido la película, en la que se mezclan el ahora y el antes, el pasado y el presente de los lugares retratados. Y lo familiar que nos resultaba, a pesar de ser sobre dos ciudades que no conocemos demasiado, y de cómo aparecían personas importantes en el movimiento vecinal estatal.

Proyección Desde nuestros barrios. Fotografía: Aitana Enciso

Proyección Desde nuestros barrios. Fotografía: Aitana Enciso

No es todo sobre lo que hablamos, pero es lo que recuerdo ahora, a tres semanas vista. Fue una experiencia muy buena, confrontar películas que normalmente se exhiben ante público especializado, con un público heterogéneo. Como programadora, veo mis errores, quizás empezar con algo tan potente, quizás hacerlo los sábados, cuando en nuestra ciudad se dispara la oferta cultural. También los fallos en la comunicación. Todo esto intentaremos subsanarlo en pases futuros, si es que los hay, que espero que sí.

A nivel personal ha sido un lujo poder llevarlo a cabo, aprender de las personas a todos los niveles, de los equipos que conocí, que me han dado claves y ganas de seguir haciendo otros proyectos no relacionados con Harinera. También he aprendido del público, de sus reacciones, sus preguntas, por muy fuera de lugar que pareciesen, de los que se marchaban en medio de la proyección, o los que se perdían el coloquio. Pero creo que el resultado ha sido muy positivo. A todos gracias desde aquí una vez más.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s