Hubiese sido un sábado cualquiera. Quizás lo fue, en otros lugares, en otras latitudes.

Pero en la plaza España de Zaragoza fue un momento especial.

Se había convocado la Feria de las Ideas. Un encuentro en el que varios colectivos, asociaciones y grupos de la ciudad, de aquellos que buscan mantener el ideal de una sociedad pensada desde y para la gente que la habita, se reúnen para gritar sus consignas, contar sus proyectos, acercarse a la gente para hacerles partícipes de sus grandes y pequeños logros, para buscar el el guiño, el oído que den fe de que aquello por lo que luchan le importa a todos.

En ese marco, con el apoyo – como siempre – de la Asociación de Vecinos del Barrio San José, se instaló el colectivo de la Harinera Zaragoza, ese colectivo, ya con logo, aún sin nombre, que lleva meses, reuniéndose, tratando de entender sus posibilidades y darles forma para insertarse en la vida cultural de la ciudad, para aportar con su talento, su trabajo y su entusiasmo a la vida del Barrio san José, por el momento desde la Asociación de Vecinos, próximamente desde el edificio de la Harinera.

La ocasión era especial porque esta feria representaba la primera oportunidad del colectivo de medir sus fuerzas con la realidad de la calle, de comprobar su capacidad de trabajar en equipo, de llamar la atención, de convocar. Ese sábado no era uno cualquiera, era el bautizo, la presentación en sociedad de un grupo con aspiración a realizar grandes cosas, un grupo que – como en todos los procesos – va aprendiendo sobre la marcha, desandando y mejorando. ¿que mejor oportunidad para valorar sus posibilidades que una feria de este tipo? El colectivo podía sentirse arropado por otros grupos presentes para defender sus proyectos y podía comprobar en medio de ellos su capacidad de hacerse visible, de tener su propia voz en ese coro.

Todo empezó en un bar cercano, en una calle perpendicular a Paseo Constitución donde a partir de las 10.00 empezó a darse cita el grupo organizado para la feria. Entre cafés y risas se comentaron los últimos preparativos, las anécdotas de la última asamblea, se revisó la acción preparada y que todos tuviesen el mono blanco y el logo en tela que nos identificaría durante la intervención. Con riesgo de que los camareros nos echasen del sitio por el jolgorío armado, fijamos todos los logos y salimos a la calle para reparar las acciones, su sincronización y el orden en que se ejecutarían.

Feria de las Ideas_Marian Sorribas(2)

Feria de las Ideas Foto: Marian Sorribas

La acción en si misma era sencilla: sobre una pieza cuadrada de fieltro rojo se fijaría un molde en papel del logo de harinera. En un costado se colocarían dos cajas con yeso (recordando al harina) y se invitaría al público a pasar por las cajas y pisar el fieltro pintando así entre todos el logotipo del Colectivo. Para darle vida y vistosidad a este acto se planteo un ejercicio a medio camino entre la improvisación teatral y los juegos dirigidos. Al empezar, los monos blancos se colocaron alrededor del fieltro y respondiendo a sucesivos golpes de silbato, el grupo que se había diluido por los alrededores se acercó al logo, recogió sus monos y se enfundó en ellos, empezó a circular por el espacio primero a ritmo normal y luego en cámara lenta para posteriormente en parejas y algún trío formar haches con los cuerpos,. Finalmente se invitó a los transeúntes a unirse en la construcción de haches.

Feria de las Ideas_Marian Sorribas(6)

Feria de las Ideas Foto: Marian Sorribas

La acción iba cumpliendo su objetivo, el público alrededor se mostraba curioso, se detenía, deseando saber que pretendían aquellos cuerpos forrados de blanco, la buena respuesta a la invitación al público para formar haches daba fe de que el experimento había funcionado cuando, en mitad del marcado con yeso regresó a la explanada de la plaza el pasacalles del centro social Luis Buñuel, que había partido de ella aproximadamente una hora antes para recorrer Paseo Constitución. Su llegada dio aún mas vistosidad al momento y la interacción de los grupos, con los payasos del Buñuel saltando dentro del logo con sus zapatos llenos de yeso y el posterior baile improvisado de Harineros y Bunuelistas dejo claro el ambiente festivo y la espontánea sintonía que existe entre los diversos grupos que buscan una Zaragoza más humana y más de todos.

Feria de las Ideas_Marian Sorribas(7)

Feria de las Ideas Foto: Marian Sorribas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s